14 marzo 2016

El día en que el mundo se paró

8 años, hace justo 8 años que el mundo se paró en seco.

Esta es una entrada personal, pero también tiene algo literario, así que si queréis quedaros os invito a que conozcáis mi historia.

¿Cuantas veces leyendo un libro nos hemos encontrado con una escena en la que alguien se despide, de forma perfecta? ¿Cómo saben elegir siempre las palabras exactas? ¿Huelen la catástrofe? Quizá podemos también llevarlo al cine.

Puede que sea yo quien no sabe usar las palabras exactas, pero hace 8 años decidí que esto tenía que cambiar, desde entonces siempre me despido con un te quiero  a mis familiares. ¿A qué viene todo esto?

Hace 8 años mi mundo, y me gustaría poder decir que el mundo en general se detuvo, era viernes, el último día antes de las vacaciones de Semana Santa, recuerdo que hizo un buen día con solecito. Para aquel entonces estaba en 1o de Bachillerato y a las 14:00h empezaban las vacaciones. Un día normal, nada me o mejor dicho nos hacía sospechar de lo que iba a frenar nuestras vidas por un tiempo. Como siempre nos quedabamos a parlotear un rato antes de ir a casa, y mis plabras hacía ella fueron textualmente no estes enfadada, sólo estás castigada, pero estamos de vacaciones. Nos vemos luego.

Para mi sorpresa al llegar a casa mi madre me dijo que después de comer iríamos a comprar una impresora (después de haber estado suplicando millones de veces me la compraba). Así que sobre las 16h fuimos, y me compró una HP que era genial y encima valía solo 55€. Pero evidentemente la líe para comprar cualquier otra chorrada y salimos tarde, llegué a casa sobre las 17:30. Fue dejar la impresora sobre la mesa y sonó mi teléfono móvil...

- Sonia.
- No Alba, te equivocas.
- Sonia, Sonia, Sonia.... (Sollozos)
- ¿Qué pasa? ¿Dónde estás?
- En el campo de fútbol, ha tenido un accidente, ven.

En el momento en el que colgué el teléfono entraron muchas más y todas eran con peores noticias, en cosa de 5 minutos salí corriendo de casa, no habían motos ese día. Todas corrimos. No recuerdo nada del tramo de mi casa al campo de fútbol, nada. Al llegar vi una escena dantesca. Sirenas de ambulancia, policía pero yo solo oía llanto, quizá fuese el mío pero no estoy segura.

Un conductor no vio que ella giraba a la izquierda y le tocó la rueda trasera, una caída que muchos hemos tenido peor pero ella no sobrevivió. 14 años, sólo 14, una vida por delante. Días después tuvimos que soportar los comentarios de que siempre iba demasiado deprisa, si hubiese llevado el casco abrochado.... Mil conjeturas, que no hacían más que partirnos aún más el alma. 

A día de hoy el grupo de amigas está mucho más que fragmentado, cada una sufrimos a nuestro modo, y hoy después de 8 años decido decir algo sobre el tema, a los pocos meses del accidente ya no la nombraba, pocas veces desde que ocurrió he hablado de lo que pasó. Cada uno lleva su pena a su manera,  y en este caso el tiempo aún no ha curado esta herida. No eramos ni mucho menos mejores amigas, pero a su corta edad era una persona que tenía una personalidad marcada que me alucinadaba.

Y hoy sigo pensando que no supe reaccionar, ni siquiera saber decirle adiós...

10 comentarios:

  1. Ay cielo, lo siento mucho :(
    Animo, amor.

    ResponderEliminar
  2. Hola bonita,
    No creo que pueda decirse nada para mejorar algo así. Simplemente que hagas que tu vida valga la pena. Vive un poco también por ella y recuérdala feliz. Seguro q siempre te acompaña.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Lo siento mucho Lorena, estas cosas suceden así sin que nos demos cuenta sin tener en cuenta nada.. son tragicas y tristes y dificiles... la vida sigue pero esto es lo que nos marca y es inevitable... tarde o temprano todos debemos hacerle frente. Me alegra que le dediques esta entrada o hables de ella. Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
  4. Joer que mal, tiene que marcarte mucho vivir una situación así :(
    Da mucha pena cuando le pasa algo así a alguien tan joven, si lo piensas fríamente también es malo que le pase a alguien anciano pero cuando es tan joven te da un no se que...

    ResponderEliminar
  5. Vaya, llevo nada en tu blog y te leo y lo hago con algo fuerte.
    Siento que vivieras eso, de verdad.
    Y gracias por darnos esta historia de alguna forma, ha sido una bonita manera de recordarla.

    Un besote y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Lo siento mucho yo también, debió ser un palo durísimo en su momento, y también a día de hoy al recordarlo. Espero que escribir esto te haya servido de algo, al menos para desahogar sentimientos que seguramente hayas tenido guardados durante todo este tiempo. Siempre es duro que se vaya alguien joven del entorno, sobre todo si era alguien importante en tu vida de una forma u otra.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Lo siento muchísimo. Nunca debe irse alguien tan joven, pero la vida es así. Y no se puede hacer nada para evitarlo. Espero que escribir esto te haya servido de algo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Lo siento mucho, es algo muy duro.
    Recordar los buenos momentos con esas personas es lo importante.
    Yo también he sufrido una perdida repentina hace 13 años casi,era también una persona joven y con mucha vida por delante. No pasa un sólo día en el que no lo recuerde, aun me hace tragar saliva el recuerdo de la perdida, pero muchas otras veces recuerdo los hermosos recuerdos que me dejó y me hace sonreír.
    Tenemos poco a poco que aprender a vivir con ello y pensar que desde algún lado nos están mirando y los sentimos de algún modo cerca de nosotros.
    Mucho ánimo y un fuerte abrazo!! :)

    ResponderEliminar
  9. Lo siento mucho. En estos caso yo tampoco sé muy bien que decir. Espero que escribirlo te haya servido un poquito. Besos

    ResponderEliminar
  10. hola, una situación muy difícil , lo siento mucho.
    Besos

    ResponderEliminar